¿QUÉ ES EL REVPAR? || DECONSTRUYENDO UN CONCEPTO

Facebooktwitterlinkedinmail

¿Qué es el RevPar en el mundo hotelero?

El RevPar (del inglés Revenue Per Available Room) es un ratio financiero muy utilizado en hotelería que permite evaluar el rendimiento de las ventas de un hotel, teniendo en consideración el total de la capacidad del hotel en un período temporal determinado.

A diferencia del ADR, que tan solo valora las habitaciones vendidas, el RevPar toma en consideración la capacidad total del hotel con el objetivo repartir todo el ingreso obtenido entre cada una de las habitaciones con que cuenta el establecimiento.

Esta es, de hecho, la principal y más radical discrepancia entre el ADR y el RevPar: mientras aquel solo aprecia las habitaciones vendidas, el RevPar tiene en cuenta todas las habitaciones del hotel. Por este motivo, el RevPar es habitualmente mucho más importante que el ADR para  valorar las ventas del hotel, y siempre una métrica mucho más realista que el ADR a la hora de evaluar su rentabilidad.

Categorías

¿Cómo se calcula el RevPar?

Existen dos maneras de calcular el RevPar de un establecimiento hotelero y las dos nos proporcionan el mismo resultado.

Fórmula nº 1

La primera y más intuitiva manera de calcular el RevPar divide el total del ingreso obtenido, en un tiempo tentre el conjunto de todas las habitaciones del hotel (huelga decir: independientemente de que estén ocupadas o no). Podemos representarlo del siguiente modo:

Fórmula nº 2

La segunda forma de calcular el RevPar es un poco más complicada de comprender intuitivamente, pero el resultado que proporciona es exactamente el mismo.

En este caso de lo que se trata es de multiplicar el porcentaje de ocupación que conseguimos en un tiempo t por el precio medio obtenido por la venta de esas habitaciones. Es decir:

Ejemplo de cálculo de RevPar

Imaginemos de nuevo al Hotel Miramar, utilizado de ejemplo en el caso del ADR. Se trata de un hotel que cuenta con 30 habitaciones, como ya hemos indicado, de las que un miércoles cualquiera de enero acaba vendiendo 8. Los precios a los que las vende son los siguientes:

Habitación 1: 69€
Habitación 2: 86€
Habitación 3: 74€
Habitación 4: 66€

Habitación 5: 79€
Habitación 6: 87€
Habitación 7: 93€
Habitación 8: 75€

Pues bien, si decíamos que el precio medio de este miércoles era de 78,63€, el RevPar de este día es el siguiente:

Ejemplo Fórmula nº 1

Dividimos todo el dinero conseguido en este día entre el total de habitaciones.

Ejemplo Fórmula nº 2

Multiplicamos nuestra ocupación por el ADR conseguido:

Como podemos comprobar, las dos cifras coinciden en los 20,97€. O, dicho de otra manera, las dos fórmulas del RevPar muestran cuánto, de todo lo ganado en aquel miércoles de enero en el que vendimos tan solo 8 habitaciones, le corresponde a cada una de las 30 habitaciones que tenemos en el hotel (independientemente de que hayan estado ocupadas o no).

Características del RevPar

El RevPar es un dato tremendamente importante y relevante para un Revenue Manager, a diferencia de lo que ocurre normalmente con el ADR. Parece fácil adivinar el motivo: al repartir todo el ingreso obtenido entre cada una de las habitaciones del hotel, nos permite hacernos una primera idea acerca de si estamos ganando o perdiendo dinero con las ventas producidas y qué nivel de rentabilidad estamos consiguiendo.

Imaginemos, por ejemplo, que el Hotel Miramar tuviese unos gastos fijos por habitación y día de unos 25€ aproximadamente. Sabemos que, en aquel miércoles, a cada habitación le tocan unos 20,97€. Por tanto, conociendo el valor del RevPar podemos ya confirmar que nos encontramos por debajo del mínimo de ventas diarias exigidas para rentabilizar el establecimiento.

Hagamos cuentas. Diariamente tendríamos que ingresar, como mínimo 750€:

Sin embargo, nosotros hemos producido 629€, por lo que nuestro saldo para aquel miércoles de enero es en consecuencia negativo:

En este caso, nos hemos quedado a 121€ de empezar a ganar dinero, lo que suponen unos 4,03€ por habitación. Y todo esto hemos podido valorarlo de un primer vistazo al calcular el RevPar de aquel día.

El problema de la definición de RevPar

Aproximación Filológica

El RevPar es uno de los indicadores de rentabilidad más importantes del Revenue Management, cuya definición, si bien parece sencilla de expresar y de entender, suele ser bastante confusa en su traducción castellana.

El problema reside, precisamente, en que esta popular definición castellana de RevPar lo denomina como “Ingreso por Habitación Disponible“. Una frase que es bastante confusa y de la que no podemos negar que no sea ciertamente vaga e inexacta.

El motivo de esta vaguedad o imprecisión parece haberse originado en una mala traducción del acrónimo inglés ‘RevPar‘, o ‘Revenue Per Available Room‘, de ahí Ingreso por Habitación Disponible. Pero, al hacerlo, no se ha tenido en cuenta que la frase ‘Ingreso por habitación disponibleno significa lo mismo en inglés que en castellano, o que, al menos en castellano, estamos ante una definición mucho más ambigua y equívoca que en inglés.

En castellano podemos encontrarnos muy habitualmente con ella, en múltiples escenarios, sin un mayor cuestionamiento de la expresividad semántica de la frase. La hallamos en webs dedicadas al Revenue Management, por ejemplo, en libros publicados sobre el tema (vid. pág. 74) o incluso en artículos académicos especializados (vid. pág. 7), producidos u orientados a un público universitario. No hay más que hacer una búsqueda en Google, por ejemplo, o en Dialnet, o en ResearchGate, para encontrarse de bruces con esta realidad en casi todas partes.

Habitación Disponible: ¿qué es eso?

En castellano, como en otras lenguas indoeuropeas, el término ‘disponible‘ pertenece a una clase de palabras denominadas “adjetivos“. Su principal función, entre otras, es la de acompañar a los sustantivos, limitando o modificando la extensión de su significado. En este caso el sustantivo es ‘habitación‘.

(vid. Real Academia Española de la Lengua)

Al hablar de ‘Ingreso por habitación disponible’, por tanto, no nos estamos refiriendo a cualquiera de las habitaciones de todas las que cuenta el hotel. Tampoco estamos aludiendo a todas ellas en su conjunto. Al contrario, tan solo apuntamos a aquellas habitaciones que cumplen la condición del adjetivo, es decir, las que están ‘disponibles‘.

Pero, ¿cuáles son las habitaciones disponibles? ¿Son quizás las habitaciones no ocupadas o son las habitaciones limpias? ¿Son acaso las habitaciones básicas o también las superiores? ¿Disponibles para qué? ¿Disponibles para quién?

Para hacer más clara esta explicación, podríamos intercambiar aquel adjetivo por otro más revelador. Por ejemplo, el adjetivo ‘bonito/a‘.

RevPar = ¿Ingreso por Habitación Bonita?

Como podemos comprobar, al cambiar el adjetivo ‘disponible‘ por otro más trivial, nuestro caso toma una significatividad mucho mayor, que claramente manifiesta la absurdez de tan popular definición.

Así, como consecuencia de todo lo anterior, al enunciar ‘Ingreso por Habitación Bonita’ podemos advertir la existencia de una confusión, de la que podemos identificar dos puntos clave:

El primero, que los adjetivos ‘disponible’ o ‘bonita’ no ocupan el lugar adecuado en la frase. Por este motivo no se consigue expresar con exactitud lo que se debería explicar en la definición.

En segundo lugar, derivado del punto precedente, aquellos adjetivos no solo no ocupan el lugar más adecuado, sino que tampoco se encuentran modificando al sustantivo correcto: la ‘habitación‘.

Y esto nos lleva al siguiente punto.

Aproximación Analítica

Por todas estas causas, se hace patente que en castellano todavía es necesaria una nueva forma más rigurosa de referirnos al RevPar, que sortee los inconvenientes de la definición del mundo anglofónico.

Sabemos que el RevPar es un indicador de tipo distributivo. Es decir, que su métrica indica el resultado de una distribución o repartición de dos variables. Una de las cuales es relativamente fija, la capacidad del hotel, y la otra mucho más inestable o volátil: los ingresos.

Una y otra, la capacidad y los ingresos, son, pues, los dos componentes necesarios para la definición. Ahora bien: ¿cuál de ellos es el elemento distributor y cuál el distribuido? Dicho de otra manera, ¿qué se distribuye o reparte entre qué?

Como ya hemos comentado, el RevPar divide el ingreso obtenido entre todas las habitaciones del hotel. Por este motivo, el elemento distribuido ha de ser siempre el dinero, o el ingreso percibido en un tiempo t, mientras que el elemento distributor corresponderá al número total de habitaciones del hotel.

En la definición popular de RevPar, sin embargo, ocurre lo contrario. Al estar definido como ‘Ingreso por Habitación Disponible‘, lo que realmente se está configurando en este caso como el elemento distribuido son las habitaciones del hotel (solo las que estén disponibles), mientras que el componente distributor corresponde al ingreso.

Dicho de otra manera, en la definición clásica de RevPar el elemento volátil no se está identificando con el dinero, sino más bien, y al contrario, con las habitaciones, que, dependiendo del momento, se encuentren o no disponibles (que sean o no ‘bonitas‘).

Re-definición de RevPar

Así, nos vemos forzados a formular en castellano una nueva definición de RevPar, que muestre claramente la distinción entre el componente distributor (las habitaciones) y el distribuido (el ingreso).

En el caso de la definición clásica, como hemos visto, esta diferenciación se conseguía asignando el adjetivo ‘disponible‘ a las habitaciones, convirtiéndolas de este modo en el elemento distribuido. Sin embargo, como también ya hemos comentado, a este razonamiento debemos considerarlo erróneo.

El ingrediente que repartimos o distribuimos debe ser, en realidad, el ingreso. Por ello, si utilizamos la misma lógica de la definición clásica, aunque modificándola en nuestro beneficio, podremos conseguir invertir el antiguo elemento distributor, el ingreso, en el nuevo elemento distribuido. Y, a la vez, podremos hacer de las habitaciones el nuevo componente distributor, en lugar de continuar siendo la vieja variable distribuida.

Expresado de otra manera, la mejor definición castellana de la que podemos dotar al RevPar, teniendo en consideración todos los razonamientos precedentes, es la siguiente:

RevPar = Ingreso DISPONIBLE por Habitación

De este modo, el centro de gravedad de la definición pasa a encontrarse donde realmente debe estar, es decir, en el ingreso, y no en las habitaciones. Porque, si hay algo que caracteriza al RevPar, y lo aleja de otros indicadores como el ADR, es la invariabilidad general de las habitaciones.

Exceptuando momentos especiales en la vida de un hotel, en muy pocas ocasiones aquella disponibilidad total varía. Lo que ciertamente varía es el ingreso o dinero que se obtiene de su comercialización. Y esta es, en verdad, la parte más voluble de la ecuación, de ahí que el adjetivo ‘disponible’ deba matizar o modificar al sustantivo ‘ingreso’, no a aquel otro ‘habitación’.

En conclusión, el RevPar puede ser definido como la medida del ingreso disponible en un tiempo t entre la capacidad habitacional con que cuenta el alojamiento en ese tiempo.

Una nueva definición para un mismo concepto que lo describe con mucha mayor precisión.

Facebooktwitterlinkedinmail